viernes, 31 de enero de 2014

Entre el caos, las perlas que todos buscamos

UNIDAD 3: PRODUCTO FINAL

INFOXICACIÓN

ENTRE EL CAOS, LAS PERLAS QUE TODOS BUSCAMOS

La instancia de infoxicación (information overload), se refiere a una intoxicación intelectual producida y determinada por un alud de datos, contenidos e informaciones y, sobre todo, a la incapacidad de un análisis eficiente como consecuencia de los cambios significativos que se produjeron desde el último cuarto del siglo XX.

La educación no ha quedado fuera de los grandes devenires tecnológicos, y ha conformado un proceso de aggiornamiento constante en todos los niveles educativos. Ilustrando dichos cambios, Brunner plantea que la educación ha pasado por tres etapas revolucionarias: la educación de “elite”, hasta fines del siglo XIX; la educación pública, hasta el último cuarto del siglo XX y la educación masiva hacia fines del siglo XX. En pleno siglo XXI, y ante los procesos de globalización, nos encontramos en el umbral de una cuarta revolución, la revolución tecnológica y la sociedad de la información. (Brunner, 2000: 4-9).


                                         Fig.1: Percepciones del ciberespacio.

Avanzando en el tiempo, nos encontramos con un documento muy revelador donde reflexionábamos sobre la riqueza de las metodologías y estrategias de la educación formal en las nuevas generaciones, y que de ellas dependían qué hacer con la acumulación de conocimientos del hipertexto, y su capacidad para filtrarlos, producirlos y comunicarlos. (UNESCO, 2004: Las tecnologías de la información y la comunicación en la formación docente. Guía de planificación. Documento PDF).
La paradoja es que, el hipertexto origina el caos ya que cada lector digital salta de un bloque textual a otro (cada bloque recibe el nombre de lexía), siguiendo sus pulsiones, o con una simple palabra que hace las veces de puente, y así pasar de una lexía a otra. La representación que todo lo que las personas somos capaces de crear está en internet, conmueve un poco a la hora de navegar sobre las intencionalidades y fines de lo que circula en la web. 
Por ello es que surge el concepto de curación de contenidos que fue introducido en el “Manifiesto para el curador de contenidos”, en el año 2009, por el especialista en Marketing Digital, Rogit Bhargava; dicha noción nos ayudará a delimitar el campo de acción en la amalgama digital de contenidos e información que consiste en primer lugar: proponernos un fin, una búsqueda, luego agrupar por fórmulas o etiquetas, organizarlas y producir con ello, como señalábamos en párrafos anteriores, un conocimiento nuevo y compartirlo en internet como producto de calidad.

                                                Fig. 2: Acciones organizadas

Una observación del presente debate acerca de Curación de contenidos, ha de instruirnos en el tema:


Por otra parte, Vicente Montiel, experto de la comunicación en internet, también presenta el curador de contenidos como un perfil a desarrollar entre la volatibilidad del ciberespacio, y así distribuir el material seleccionado y afinado en espacios virtuales como Scoop.it, Storify, paper.li, y otras menos usadas en el ámbito educativo; en el siguiente enlace también podemos advertir explicaciones sobre herramientas digitales al público presente, durante el encuentro para blogueros y aficionados a las redes sociales: “Actitud Social”, llevado a cabo durante el 2013 en España:


En este camino decidimos poner a prueba seis tipos exploratorios de curación de contenidos en internet, pensando en un nuevo rol dentro del tráfico 2.0: el de curador de contenidos o “content curator”.

1.    Compilación: buceo en distintas lexías para recopilar una temática en un solo lugar. Herramienta: Feedly. Importante, la información se renueva de acuerdo a la publicación del sitio seleccionado vía RSS. Diigo, es una web social que ofrece espacios en su página para almacenar colecciones personales bajo en concepto de “nube”, además incluye marcadores para resaltar las páginas leídas, y la posibilidad de formar comunidades de cibernautas con objetivos o temas comunes.

2.    Destilación: consiste en reducir el contenido relevante anexando nuevas utilidades 2.0. Blogs: Blogger, Wordpress y Tumnblr pertenecen a instituciones y docentes, en su mayoría, dedicados a filtrar conocimientos específicos.

3.    Cronología y distribución: es una interesante forma de curación de contenidos, ya que reúne información histórica y contribuye en demostrar la evolución de un concepto o tema en particular. Netvibes nos permite contener todo lo que nos interesa en la web en un solo lugar, desde blogs, noticias, Youtube, e-mail, redes sociales, etc. Scoop.it: permite poseer una vidriera acerca de lo que nos interesa y, a través de palabras clave busca los mejores post, y las informaciones de redes sociales.

4.    Tendencia: una de las instancias más difíciles de curación de contenidos, pues se trata de relevar qué, por qué, cómo, quiénes y para qué surge una predilección temática o un "trending topic” como sucede en Twitter. Se necesita una gran experiencia en las TIC para monitorearlas, por ello es muy enriquecedor un trabajo colaborativo de investigación utilizando Google Docs y Dropbox, además de participar en foros de internautas.

5.    Fusión: momento en que compartimos una línea de pensamiento temático pero desde diferentes perspectivas pedagógicas, teóricas o estratégicas. El resultado será “el producto”, a ello le llamamos elaborar un mashup” de información. Las Wikis, son un ejemplo de ello, y sobre todo los blogs editados por instituciones y profesionales a través de Blogger, Wordpress y Tumnblr, y las Plataformas Educativas nacionales e internacionales.

6.    Compartir: una variedad de opciones poseemos hoy para cooperar y participar activamente en la producción de conocimiento, ya que se comparten contenidos por Youtube, Slideshare, Flickr, Scribd, y en los distintos sitios web institucionales que conforman el ecosistema Ple.

Ahora bien, ¿cómo valoramos los documentos?, pues identificando los autores, una institución, si se encuentran fácilmente en direcciones, e-mail, teléfonos; si responde a nuestros requerimientos, los datos que aporta, y si se adaptan al perfil del autor. Otros detalles no menos importantes, constituyen la actualización de los sitios, si los contenidos son fiables, y el vínculo con otras web.
Los Entornos Personales de Aprendizaje propios y ajenos, nos modificaron cognitivamente, y han mudado nuestros pasos, desde la clase magistral al de docente orientador en un aula 2.0. 
En consecuencia, es de suma relevancia una formación para facilitadores de las TIC, con el aporte de conocimientos sobre las diferentes formas de trabajar, según disciplinas y áreas, consolidando el diseño y la evaluación de materiales.
Su resultado directo, es gestionar eficientemente el flujo de contenidos e información, pues entre el caos, las impurezas y el lodo de la web, habitan las perlas que todos buscamos…
                                       Fig. 3: Momento cúlmine del curador.


@StellaMarclay